En este momento estás viendo Dónde invertir 30.000 euros: guía para tomar la mejor decisión

Dónde invertir 30.000 euros: guía para tomar la mejor decisión

  • Categoría de la entrada:Inversiones
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:27 minutos de lectura

Invertir 30.000€ puede ser intimidante, pero hay opciones para tomar la mejor decisión. 

Nada que un buen análisis y estrategia de inversión te ayuden a conseguirlo. Y como tú has venido a leer sobre este tema, pues al lío. 

Antes, debo recordarte que es importante tener un colchón financiero de 3 a 6 meses, como mínimo, dependiendo de tu situación laboral y personal.

Cómo invertir 30.000€: Primeras recomendaciones

Si tienes 30.000 euros para invertir, ¡enhorabuena!

Aquí tienes algunos consejos para maximizar tus beneficios y minimizar riesgos. 

¿Te había mencionado que esto no va de certezas sino de probabilidades? 

No te asustes, que estas recomendaciones sobre cómo invertir te darán esa tranquilidad que estás buscando.

Cantidad recomendada de meses de gastos

Antes de invertir, asegúrate de tener un colchón financiero de entre 3 a 6 meses de gastos fijos, como mínimo. De esta manera, estarás preparado/a en caso de gastos imprevistos o situaciones de emergencia. 

No queremos que debas retirar el dinero invertido antes de tiempo o en un mal momento. Por ejemplo, en donde precisamente tu inversión puede estar pasando por momentos de inestabilidad y fluctuación debido a momentos de mercado.

Evitar depósitos 

Evita los depósitos, ya que su rentabilidad en la actualidad es muy baja. 

Los depósitos son una muy buena solución siempre y cuando queramos liquidez más o menos inmediata. Los depósitos sirven para ahorrar, no para invertir; que no es lo mismo.

Hay que entender que las inversiones se componen de 3 principales características:

  • Liquidez: La capacidad que puedas disponer de tu inversión con la máxima rapidez posible
  • Rentabilidad: Que tu dinero crezca y se multiplique (recuerda que si puedes aplicar el interés compuesto más rápido notarás este crecimiento
  • Seguridad: Que no pierdas tu dinero 

Ahora que dejamos los depósitos a un lado, sigamos con lo que te interesa, las inversiones. 

Escalonar inversiones y guardar un 10% para oportunidades de mercado

Es recomendable invertir de forma escalonada en el tiempo.

Asimismo, guardar entre un 5% y un 10% del dinero en líquido para aprovechar oportunidades de mercado, como bajadas temporales en el precio de los activos en donde hayamos empezado a invertir.

No invertir más del 15% en criptomonedas u otras inversiones alternativas

Las criptomonedas y otras inversiones alternativas pueden resultar muy tentadoras, pero es importante no invertir más del 15% del total en ellas.

Se considera una inversión de mucha volatilidad o dicho de otra manera, que puede fluctuar mucho y por tanto, es una opción para inversores arriesgados ( no te apresures, es el siguiente apartado 😉)

Aun así, siempre será recomendable formarse antes de tomar la decisión de invertir en criptomonedas. Puedes comenzar con saber estas 3 claves antes de empezar a invertir

Saber qué tipo de inversor eres

La comprensión de tu tipología de inversor, ya sea arriesgado, moderado o conservador, es crucial para tomar decisiones financieras inteligentes. 

Ser consciente de tu perfil de riesgo te ayuda a alinear tus objetivos financieros con las estrategias de inversión adecuadas. 

Te pongo un ejemplo: 

  • Un inversor arriesgado busca obtener altos rendimientos a través de inversiones más volátiles, mientras que un inversor moderado busca un equilibrio entre riesgo y seguridad. Por otro lado, un inversor conservador prioriza la preservación del capital y busca inversiones más seguras. De manera general, podríamos decir que los bonos son menos arriesgados que las acciones por ejemplo.

Comprender tu perfil de inversor te permite seleccionar las opciones de inversión que se ajusten mejor a tu tolerancia al riesgo y objetivos financieros, maximizando así tus oportunidades de éxito a largo plazo.

perfil de inversor, moderado, conservador y arriesgado

Determinar los objetivos financieros 

¿Qué es lo que realmente quieres lograr financieramente?

Definir tus objetivos financieros de forma clara y realista es fundamental al embarcarse en una planificación financiera efectiva. 

Nada de objetivos vacíos, muy amplios o utópicos, no queda otra que aplicar la famosa técnica SMART para definirlos. 

Entonces,

a) Para comenzar, es importante reflexionar sobre nuestras metas y prioridades personales. 

Esto podría incluir comprar una casa, ahorrar para la educación de los hijos, jubilarse temprano o incluso iniciar un negocio propio. 

b) Una vez que hemos identificado nuestras aspiraciones, debemos asegurarnos de que sean realistas y alcanzables en función de nuestras circunstancias actuales. 

c) Luego, es útil establecer plazos claros y definidos para cada objetivo, lo que nos permitirá diseñar estrategias financieras adecuadas y hacer un seguimiento de nuestro progreso a lo largo del tiempo. 

d) Además, es fundamental cuantificar los objetivos financieros tanto como sea posible. Esto implica asignar cifras específicas a cada meta, ya sea una cantidad deseada, un ingreso mensual objetivo o un patrimonio neto determinado. Estas cifras nos brindarán un punto de referencia claro y nos ayudarán a medir nuestro avance. 

e) Por último, revisar y ajustar regularmente nuestros objetivos financieros es esencial. A medida que evolucionan nuestras circunstancias personales y las condiciones económicas, es posible que necesitemos adaptar nuestras metas y estrategias en consecuencia.

Si sigues este proceso de definición de objetivos financieros, podrás orientar tus decisiones y esfuerzos de manera efectiva, estableciendo así los cimientos para una planificación financiera sólida y exitosa.

Si necesitas ayuda para saber por dónde comenzar puedes contactar conmigo para tener tu asesoramiento en inversiones. 

Y ahora que ya hemos visto las recomendaciones iniciales, respondo a la pregunta: dónde invertir mis primeros 30.000€. Que para eso te has quedado leyendo. 

Opciones para invertir 30.000€

Una vez tenemos claros estos conceptos, ya podemos ver qué opciones y alternativas tenemos para tomar una decisión. 

¿Rentabilidad a largo plazo o ingresos pasivos? 

Según los objetivos financieros determinados y establecidos, es posible que nos decantemos por rentabilizar nuestro dinero o bien conseguir crear un patrimonio para así obtener ingresos pasivos. 

Me explico, que no es trabalenguas:

Hay inversiones que funcionan muy bien siempre y cuando entendamos que el factor tiempo es clave para que el dinero vaya revalorizándose y por tanto en el futuro podamos obtener más. ¿Recuerdas lo del interés compuesto?

Por contra, hay otro tipo de inversiones que nos pueden dar dinero de forma mensual o trimestral sin la dedicación de nuestro tiempo o esfuerzo, estos son los ingresos pasivos.

A continuación tienes una infografía con distintas opciones de inversión. Lo visual es 100 veces más efectivo, ¿no?

opciones de inversion , por ej- bolsa, metales, inmobiliarias

Opciones de inversión

  1. Renta fija y renta variable

Una opción recomendada para invertir los 30.000€ es apostar por una cartera de fondos de inversión, dependiendo de tu nivel de aversión al riesgo, tendrás más renta fija o más renta variable.

La elección entre renta fija y renta variable es fundamental al considerar opciones de inversión. 

La renta fija se refiere a cuando el inversor presta dinero a una entidad (gobierno, empresa, etc.) a cambio de pagos de intereses periódicos y la devolución del capital invertido en una fecha determinada. La renta fija es conocida por su mayor estabilidad y menor riesgo en comparación con la renta variable.

Por otro lado, la renta variable se refiere a acciones de empresas que cotizan en bolsa. Al invertir en renta variable, el inversor se convierte en propietario parcial de la empresa y participa en los beneficios y pérdidas de la misma. La renta variable ofrece potencialmente mayores rendimientos, pero también implica un mayor riesgo, ya que los precios de las acciones pueden fluctuar significativamente en función de diversos factores, como el desempeño de la empresa, las condiciones económicas y las tendencias del mercado.

En términos de rentabilidad, la renta fija suele ofrecer rendimientos más predecibles y estables, ya que los pagos de intereses y el capital están acordados. Por otro lado, la renta variable puede generar rendimientos más altos a largo plazo, ya que el crecimiento de las empresas puede impulsar el precio de las acciones y generar ganancias de capital.

Sin embargo, el riesgo también debe tenerse en cuenta. 

La renta fija, aunque más estable, puede estar sujeta a riesgos de impago o deterioro de la calidad crediticia de la entidad emisora. En cambio, la renta variable está expuesta a riesgos de mercado y de negocio, ya que los precios de las acciones pueden verse afectados por eventos imprevistos o cambios en las condiciones económicas.

Y te preguntarás, ¿Qué es mejor?

Según tu perfil de riesgo, una combinación adecuada entre las dos opciones. 

¿Cómo invertir en Renta Fija o Renta Variable?

Además de la compra directa de bonos y acciones, existen otras opciones de inversión, como los fondos de inversión y los ETFs.

  • Los fondos de inversión son vehículos que permiten a los inversionistas adquirir una canasta diversificada de activos, administrada por profesionales. Esto proporciona una mayor diversificación y una gestión experta de la cartera, pero también puede implicar costos de gestión y comisiones.
  • Los ETFs (Exchange Traded Funds) son fondos negociados en bolsa. Los ETFs ofrecen una forma eficiente y accesible de invertir en una amplia gama de activos, ya sea renta fija o renta variable. Son negociables en bolsa, lo que permite una mayor liquidez y flexibilidad para los inversionistas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los ETFs también están sujetos a fluctuaciones del mercado y a comisiones de negociación.

2. Inversión inmobiliaria

Cuando se trata de invertir, el sector inmobiliario ha sido durante mucho tiempo una opción atractiva y confiable. Ofrece una amplia gama de oportunidades de inversión, cada una con sus propias características y beneficios.

Entre ellas:

  • Alquiler Tradicional: El alquiler tradicional es una de las formas más comunes de inversión inmobiliaria. Consiste en adquirir una propiedad y alquilarla a largo plazo a un inquilino. Los ingresos provienen del alquiler mensual que el inquilino paga al propietario. Esta estrategia es adecuada para aquellos que buscan generar ingresos pasivos estables a lo largo del tiempo. Además, la propiedad puede apreciarse en valor con el tiempo, lo que podría resultar en una ganancia de capital si se decide venderla en el futuro.
  • Alquiler por Habitaciones: El alquiler por habitaciones implica adquirir una propiedad y alquilar cada habitación de manera individual a diferentes inquilinos. Esta estrategia es común en áreas urbanas y en zonas cercanas a universidades o instituciones educativas. El alquiler por habitaciones puede generar un mayor flujo de efectivo en comparación con el alquiler tradicional, ya que se pueden obtener ingresos separados por cada habitación alquilada. Sin embargo, también implica una mayor gestión y responsabilidad para asegurarse de mantener una alta ocupación y una buena convivencia entre los inquilinos. Que si has vivido tu época universitaria, sabes de qué hablo
  • Flipping House (Compra-Reforma-Venta): El flipping house, o compra-reforma-venta, es una estrategia de inversión en la que un inversor adquiere una propiedad en mal estado, la remodela o renueva y luego la vende a un precio más alto. 

¿Cuál es el objetivo?

Sí, obtener una ganancia rápida a través de la apreciación del valor de la propiedad después de la renovación. 

Esta estrategia requiere habilidades de inversión y conocimiento del mercado inmobiliario, ya que implica identificar propiedades subvaloradas, calcular los costos de renovación y tener una estrategia de venta efectiva. 

El flipping house puede ser una opción lucrativa, pero también conlleva ciertos riesgos, como retrasos en la renovación o cambios en las condiciones del mercado.

  • Estas son las más conocidas aunque también pueden existir otras como por ejemplo el Rent To Rent.

Aunque estas modalidades de inversión implican la compra directa de una propiedad, también hay otras maneras de invertir directamente en Inmobiliaria como son por ejemplo:

  • Fondos de Inversión Inmobiliaria: Estos fondos permiten a los inversionistas adquirir acciones de una cartera diversificada de propiedades gestionadas por profesionales del sector. Los fondos de inversión inmobiliaria brindan acceso a proyectos de mayor envergadura y diversificación geográfica, así como una mayor liquidez en comparación con la inversión directa.
  • Crowdfunding inmobiliario: Existen plataformas en línea especializadas en crowdfunding inmobiliario donde los promotores de proyectos y los inversores pueden registrarse. Estas plataformas actúan como intermediarios, facilitando la conexión entre los inversores y los proyectos inmobiliarios. El crowdfunding inmobiliario ofrece varias ventajas tanto para los promotores de proyectos como para los inversores. Para los promotores, puede ser una forma de obtener financiamiento para sus proyectos sin depender únicamente de fuentes tradicionales, como los préstamos bancarios. Por otro lado, los inversores pueden acceder a oportunidades inmobiliarias con un capital más bajo, diversificar sus inversiones y participar en el mercado inmobiliario de una manera más accesible.

¡Y esto recién empieza!

3. Inversión en Oro y Metales preciosos

Cuando se trata de buscar opciones de inversión, el oro y los metales preciosos han demostrado ser activos atractivos a lo largo de la historia. 

Estos metales valiosos ofrecen una serie de beneficios y oportunidades para los inversores, que los convierten en una opción sólida para diversificar y proteger su cartera. 

¿Quieres conocer las razones por las cuales invertir en oro y metales preciosos?

  • Valor intrínseco y resguardo de riqueza: El oro y otros metales preciosos tienen un valor intrínseco reconocido en todo el mundo. A lo largo de la historia, el oro ha sido utilizado como medio de intercambio y reserva de valor.

En tiempos de incertidumbre económica o volatilidad en los mercados, el oro tiende a mantener su valor o incluso aumentarlo. 

Como resultado, muchos inversores consideran el oro como una forma de resguardar su riqueza y protegerse contra la inflación.

  • Diversificación de cartera: Invertir en oro y metales preciosos permite diversificar una cartera de inversiones. 

A diferencia de las acciones o los bonos, el valor de los metales preciosos no está correlacionado estrechamente con el rendimiento del mercado de valores

Esto significa que cuando otros activos pueden estar en declive, el oro y los metales preciosos pueden actuar como un amortiguador, ayudando a reducir el riesgo y la volatilidad en la cartera global.

  • Alta demanda y uso industrial: Además de su valor como activo financiero, el oro y los metales preciosos tienen una amplia gama de aplicaciones en la industria. 

Estos metales son utilizados en la electrónica, la joyería, la medicina y muchos otros sectores. La demanda constante de estos metales por parte de la industria contribuye a su valor a largo plazo y puede beneficiar a los inversores a medida que aumenta la demanda global.

  • Acceso a diferentes formas de inversión: Existen varias formas de invertir en oro y metales preciosos.

Los inversores pueden comprar lingotes y monedas físicas, lo que les brinda la propiedad directa de los metales. 

También pueden optar por invertir a través de fondos cotizados en bolsa (ETF) respaldados por oro u otros metales preciosos. 

Además, existen contratos de futuros, opciones y fondos mutuos especializados en metales preciosos. 

Estas diferentes opciones brindan flexibilidad y permiten a los inversores adaptar sus estrategias a sus necesidades y preferencias.

Estamos llegando al final, y no podían faltar las inversiones alternativas. 

¿Sabes a qué me refiero? 

4.Inversiones Alternativas 

En el mundo de las finanzas, la inversión alternativa ha ganado popularidad en los últimos años como una estrategia para diversificar carteras y obtener mayores rendimientos. 

Dentro de la inversión alternativa, podemos encontrar una amplia gama de activos a los que destinar nuestro patrimonio. 

  • Un ejemplo podría ser la inversión en activos reales o, dicho de otra forma, inversión en activos “tangibles”. Entre ellos podemos destacar las obras de arte, el whiskey, los relojes, los coches de colección… 
  • Otras de las formas de inversión alternativa muy en auge en los últimos años es el Capital Riesgo o Private Equity. 

Este tipo de inversión alternativa consiste en participar en inversiones a través de empresas privadas, es decir, que no cotizan en el mercado con el objetivo de depositar nuestro dinero y pasado un tiempo, recuperar la inversión y los beneficios.


Pues ahí lo tienes, una guía completa de cómo invertir tus primeros 30.000€. Recuerda tener muy en cuenta las recomendaciones iniciales. 

Así como contar con la experiencia, conocimiento o acompañamiento  de un experto en finanzas e inversiones para el diseño e implementación de tu estrategia y plan de inversión. 

¿Tienes dudas? ¿Comentarios? Te leo aquí debajo.

Eli.

Deja una respuesta